Farándula

CINE DE ORO

Cine de Oro: La ‘vergüenza’ que Ana Luisa Peluffo aceptó pasar para ser famosa

Ana Luisa Peluffo inició su carrera a los 19 años, aunque tuvo que esperar un tiempo para adquirir fama mundial por un histórico acto.

Cuando tenía 26 años, Ana Luisa Peluffo realizó algo que nunca antes se había visto en el cine mexicano.Créditos: Instagram @analuisa.peluffo
Escrito en FARÁNDULA el

Durante la época del Cine de Oro mexicano, que fue mayormente impulsada por el presidente Miguel Alemán Valdés, la industria de la pantalla grande en nuestro país creció como nunca antes.

En ese contexto se llevaron a cabo sucesos disruptivos en las artes; asimismo, se consolidó la carrera de personajes como Pedro Infante, María Félix, Dolores del Río, Ignacio López Tarso, Silvia Pinal y otros.

El ocaso de esa etapa dorada del entretenimiento en la República Mexicana coincidió con el nacimiento de la carrera de una hermosa joven, llamada Ana Luisa de Jesús Quintana Paz Peluffo.

Ella es mejor conocida como Ana Luisa Peluffo e inició su trayectoria con tan solo 19 años, cuando participó con un papel pequeño en la cinta ‘Tarzán y las sirenas’.

También destacó en la pantalla chica una vez que ya estaba consolidada su imagen, con telenovelas como ‘Tú y yo’ (1996), ‘María Isabel’ (1997), ‘Soñadoras’ (1998), ‘Serafín’ (1999), ‘Carita de ángel’ (2000) y Contra viento y marea (2005).

Pero antes de todo el éxito la mujer se enfrentó a una decisión sumamente difícil, que la puso en el centro de la polémica y la hizo blanco de ataques de parte de la opinión pública.

Foto: Instagram @analuisa.peluffo

Tal fue el caso que hasta su propio padre le reprochó y le dijo unas severas palabras para reprenderla: “Qué cosa tan espantosa”, fue lo emitido por el señor ante su hija, según El Universal.

¿Cuál fue la situación ‘vergonzosa’ por la que atravesó Ana Luisa Peluffo?

En 1955, la joven de 26 años fue llamada a participar en la cinta ‘La Fuerza del Deseo’. Ese proyecto fue dirigido por el cineasta Miguel Melitón Delgado Pardavé.

En esa producción trabajaron Armando Calvo como ‘Arturo’, Rosario Granados como ‘Laura’, Prudencia Grifell como ‘Juana’, Abel Salazar como ‘Ricardo’ y Ana Luisa Peluffo como ‘Silvia’.

En la trama se planteó que la última de las mencionadas fuese una chica bella, de origen humilde y gran ambición. Tras conseguir empleo como modelo para unas clases de arte, conoció a Ricardo e inicia una relación amorosa.

Desafortunadamente, renuncia al amor en su deseo de recursos económicos y eso la lleva a involucrarse con Arturo (Armando Calvo). Esto complica todo y las cosas no terminan muy bien para ella.

La razón por la que ese empleo le valió críticas fue porque una de las escenas implicaba un desnudo, situación nunca antes vista en las cintas de la época.

Aunque fue un acto valiente, disruptivo y con fines artísticos, en su momento la sociedad conservadora la linchó, la insultó, minimizó su esfuerzo y consideró vergonzoso su actuar.

Como mencionamos anteriormente, el propio padre de la famosa se manifestó ante lo mostrado en pantalla. Sin embargo, este acto logró que el nombre de Ana Luisa Peluffo se consolidara mundialmente cuando estaba por culminar la época del Cine de Oro mexicano.